jueves, 17 de mayo de 2012

BIOGRAFIA 5 .-




"Mi retrato.... visto a traves de los ojos de LLuis"

 Como os iba diciendo en mis anteriores biografias, llegué a esa familia de dos-patas como un regalo. Ignoro cómo hubiese sido mi vida en otra familia, de ciudad, de pueblo, del tercer mundo, o simplemente, sin familia... solo sé que he vivido a cuerpo de rey y que me han querido mucho. Y consentido aún mas...
Soy un perro de ciudad, que ama irse los fines de semana al campo, pero en cuanto esta "meneando la pata mas de la cuenta", enseguida le entra la morriña de su sofá.

Por eso mismo mi vida no ha sido muy aventurera y me la he pasado casi toda, observando a mis compañeros de piso y dando tranquilos paseos por los parques cercanos a mi casa o en el campo. De tanto observar a los dos-patas y por querer demostrarme que yo era uno mas de aquella manada,(como os he contado en el apartado de + abajo " ser o no ser..." )  un dia me decidi a imitarlos.
Fué casi de casualidad, al apoyar una de mis patas encima del mando de la tele que habian dejado en el sofá y ver que aquel aparato cobraba vida. Asi que empecé a experimentar, apretando un boton o varios a la vez. Tanto "experimentar" conlleva hacer de vez en cuando alguna " maleza", pero yo tranqui, porque nadie sospechaba que el culpable fuese el perro. Era gracioso ver a los dos-patas discutir entre ellos a ver quien habia hecho "aquello" a la tele y ahora disimulaba.
        Yo andaba asombrado, porque manjear aquella tecnologia era más fácil de lo que habia imaginado, y encima... ¡ entendia todo lo que decia la tele...! uf, me hice adicto a la segunda cadena (pa que veais lo intelectual que soy) y con el tiempo aprendí un montón de informacion a través de aquella especie de ventana magica...

"Posando para salir .....   chachi  "

Una vez controlada la tele, me lancé al ordenador. No fue facil y el seguimiento duró varios años: en cuanto un dos-patas se metia en el dormitorio donde esta ubicado el aparatejo, yo me echaba sobre la cama, como si dormitara, pero iba registrando en mi memoria todos sus movientos, para copiarlos solo quedarme solo. Una vez mas la culpa de mis destrozos las pagó el LLuiset, el menor de dos-patas, yo lo sentia por él, porque justamente con él era con el que mas tiempo jugaba, pero qué quereis que os diga... asi es la vida de cruel en ocasiones.Afortunadamente he ido controlando el tema del ordenador, hasta poder hacer este blog. Y dejar de reñir al pobre Lluis.

¿Sabeis? la vida a veces nos da algo malo que el destino se encarga de, con el tiempo y positivismo, convertirlo en algo bueno. Me explico. Como os conté en el capitulo de "Mala pata" , en su dia me rompi la pata derecha delantera. Aunque se curó nunca quedó recta del todo. Pues bien, ese detalle, el de la curvatura del hueso, me ha dado la suficiente flexibilidad como para poder teclear encima del teclado sin muchas dificultades. Lo cierto es que tanto darle a la tecla - y al ratón - ha hecho que esta curvatura, con el tiempo, se haya acentuado. Los dos-patas se empezaron a preocupar, (será que se hace viejo, decian) e incluso, no hace mucho, me llevaron al veterinario; éste sentenció que para enderezarla habia que operarla, serrar el hueso en forma de cuña, atornillarlo.... y yo que sé qué mas cosas le oí decir al tio de la bata blanca.. ¡¡¡menuda canguela me entró...!!!  ¿por la operacion?, que vá... por que aquello representaba dejar de poder teclear por un tiempo, y quizas el resto de mi vida. Por suerte, los dos-patas decidieron no hacerme pasar por aquel mal trago.... total,  por un problema estetico, porque yo subia y bajaba del sofa como si tuviese 2 años... y de esa manera me libré de la operacion...
        En la foto de arriba vereis la pata ligeramente curvada, pero tened en cuenta que es una foto que tendra unos 4 años. Ahora, lo reconozco, está mas deformada, el hueso tiene forma casi de un angulo de 40 grados... pero a mi me da igual... porque por ello, mis dos-patas me quieren, si te descuidas aún mas.
Por ello y por mis ataques epilepticos... si, no os lo habia contado todavia, soy epilectico y una vez al mes, mas o menos, estoy un par de dias que sufro de esos ataques, me quedo tieso, me caigo babelando, me meo... y ellos tienen la santa paciencia de ponerme encima de una toalla y hablarme para que me tranquilice...y luego limpiarlo todo... es que no me puedo quejar... otros dos-patas me hubiesen echado a la calle... conforme esta el patio.
Cuando empecé a sufrir epilepsia hara unos 8 años, me llevaron al veterinario y me dieron un medicamento... pero como continuaba con los ataques empezaron a llevar una estadistica para ver el nº de achuchones que me daban medicandome  y cuantos sin medicarme, como eran casi los mismos decidieron dejar de medicarme, porque aquello, con el tiempo, me hubiese tocado el higado... y solo faltaba eso... ya que de epilepsia uno no se muere, pero del higado si....


"     Lluis y yo en los buenos tiempos... hum... qué olorcita mas buena"   


 jajajaja ahora que me acuerdo... cuando  sufrí el primer ataque tambien pagó las culpas (en un primer momento) mi querido LLuiset.
Resulta que estaban los dos-patas comiendo y yo haciendo el pesado alrededor de la mesa como es habitual, en eso que el Lluis me alarga un esparrago, de esos largos y verdes... y yo me lo trago de golpe,  al mismo tiempo que me dió el primer ataque de mi vida epileptica. Os podeis imaginar la que alli se armó en un par de segundos. Todos riñendo al lluiset por darle comida alperro, y más algo tan largo que habia atragantado y casi ahogado al perro... Imaginaos la escena: yo por el suelo haciendo "de to", el Lluiset llorando a moco tendido, el resto tratando de sacarme el esparrago que se creia me estaba ahogando... Resumiendo: que ese dia ya nadie volvió a sentarse a comer del disgusto.... por la noche me dió el segundo ataque, en esa ocasión estaba en mi rincon del sofa, enroscado al lado del culo de uno de los dos-patas... y claro, aquello confirmó que a mi me pasaba algo raro... y que no era un problema de esparragos... para alivio del Lluis que dejó de sentirse culpable de aquel supuesto intento de asesinato a su propio perro.
De mis ataques solo puedo deciros que me duran unos dos minutos a los sumo, y que luego voy un par mas mareado, buscando el bebedero. después de un buen trago de agua se me pasa el susto...








¡¡¡¡ LLuiset... que yo tambien quiero!!!!!! 

 Bueno, por hoy os dejo.... hasta la proxima!!!!
;-P

(mas historias en los anteriores escritos de mas abajo.... ) 


lunes, 7 de mayo de 2012





 Biografia - 4 (hablando de sexo)



"  LLuis, yo, y el sofá con sus cojines!!!  "
  
A ver, primero que todo confesar que esto es muy embarazoso, aunque sea un perro el que "se confiese"... Aceptemoslo, a nadie le gusta hablar publicamente de estas cosas, a no ser que se trate de uno de esos pretenciosos que alardean de lo que no tienen. O se trate de un programa televisivo en el que se hable de temas...  digamos... medicos.
Y esta presente confesion no entra en ninguna de esas dos categorias. En fin, sea como sea, allá va...
Mis dueños núnca se cuestionaron la posibilidad de que yo tuviese descendencia, y por lo tanto novia.
 Esta decision tengo que reconocer que me decepcionó, el que no se tuviese en cuenta mi opinión, y necesidades, porque nunca, nunca, ni con escusa de procreacion o sin ella,  me han buscado novia pa desfogarme, y encima, cuando yo me he lanzado encima de alguna perrita en uno de nuestros paseos, "ella" ha tirado de la cadena y ha pedido disculpas al dueñ@ de la "susodicha"... como si yo estuviese haciendo algo malo.
- Asi que, en definitiva, pa resumir, con verguenza e indignacion, he de reconocer que a estas alturas de mi vida, ya casi caduca, nunca he tenido un encuentro sexual con un "ser viviente", tanto de dos, tres, cuatro, cinco... patas... lo cual no quiere decir que no haya podido desfogarme. Si, lo sé, que vaya al grano, que estoy dandole muchas vueltas, es que me da corte... confesar lo que sigue... Bien, veamos, todo empezó una mañana de hara unos 9 años.
Yo me encontraba en casa, junto con Lluis y Jordi, los dos-patas menores, que todavia seguian durmiendo.  Hacia tiempo que me encontraba como raro, o sea, que de pronto empezaba a picarme todo, me ponia nervioso y excitado... y solo lograba calmarme lamiendome por todo el cuerpo... Aquella mañana utilicé el mismo metodo, pero sin resultados. Asi que pensé que pegar un buen trago de agua aliviaria el quemazon que sentía por dentro. Salté del sofá y me fui a la cocina, alli tenia mi bebedero, en dos tragos lo dejé "seco", volvi al comedor en busca del sofa, cuando de pronto vi aquello tirado en el suelo... "aquello" era un simple cojin que formaba parte del sillon... Ay!... no sé qué arrebato me entró. Porque sin ser consciente de mis movimientos me lancé sobre el cojin y empecé a descargar sobre él toda aquella rabia contenida... de la rabia y la mala leche se pasó a una sensacion un tanto placentera... asi que aún le di con mas brio al maldito cojin... asi, con fuerza, dale, ahora por aqui, ahora por alla, maldito, maldito, hummmm , malditoooooooo....
Un grito a mis espaldas me hizo parar en seco. Lluiset estaba parado en medio del comedor, mirandome con ojos desorvitados. Me recordó la misma cara que puso cuando a mi se me rompió la pata al saltar para robarle el bocadillo de chorizo.
Yo no entendia su expresion de puro panico... quiso acercarseme, pero algo le repelia, desde la distancia me dijo:
 - Llamp... llamp ¿qué te pasa? llamp... ¿te has hecho daño? - yo no entendia nada. ¿De qué daño hablaba el jodido niño? de daño nada, al contrario, hacia tiempo que no me encontraba tan relajado despues de la paliza que me habia pegado con el cojin del suelo...
Pero LLuis insistia, blanco, verde, de todos los colores y los ojos de lo mas desencajados... tan histerico se puso que se fué corriendo al telefono... Atónito y paralizado, vi y escuché, cómo marcaba el numero de la fabrica donde "ella" , la dos-patas femenina, trabajaba. Si, marcó el numero escrito en rotulador rojo en la primera hoja de la agenda de direcciones, el numero al que "ella" les decia a sus cahorros de dos-patas que llamasen sin dudar en caso de urgencia (recordemos que de esto hace unos 9 años y entonces todavia la gente no abusaba del movil y en concreto, ella todavia no se lo habia comprado, lo hizo 5 años despues, y porque se fué sola con el Lluis a hacer el camino de Santiago y pensaba que era bueno tener un telf en mano, por si se caian por un barranco...)... si, lo sé, que me desvio del tema. Prosigo. Veamos... ah, si...
Lluis consiguió hablar con alguien, una telefonista, y soltarle algo como que le dijese a su madre que fuese a casa enseguida, que su perro se habia hecho daño, que le "colgaba un intestino" y que iba a morirse, de seguro, de la verdad de la buena... lo decia aquel Luis de apenas 10 años, con ojos como platos y lagrimas como puños....Yo le escuchaba atonito y incredulo. ¿¿¿Pero qué decia aquel capullo??? . ¿Que me iba a morir? ¿Que me colgaba un trozo de intestino? ... pero ¿qué...?...  me mire entre las patas.... coño, era verdad... claro que me colgaba algo, algo que llegaba incluso al suelo.... ¡la hostia!... pero no era un intestino, ¡¡¡¡¡sino mi pene!!!!!!! madre mia, núnca lo habia visto asi... ¿Qué habia ocurrido mientras me pegaba con el cojin?
En medio de aquel desbarajuste entró en escena Jordi, el hijo mayor de dos-patas, que un tanto soñoliento preguntó algo asi como qué carajo estaba pasando con tanto escandalo. Entre balbuceos el lluis se lo explicó. El Jordi se despejó de golpe. y le gritó que porqué habia llamado a su madre a la fabrica. Se lanzó al telefono y marcó. La telefonista le dijo que ya era demasiado tarde, porque ella ya le habia dado el recado a su madre, la cual habia salido pitando con el coche solo escuchar "que su perro estaba con riesgo de muerte". Una pena - añadió aquella voz al otro lado de la linea - que hubiese optado por salir pitando del curro, porque aquella decision tomada con el corazon y no con el celebro, como hacen las personas normales, le iba a costar quedarse por la tarde y recuperar el tiempo "perdido" con aquella salida, por un simple chucho.
Que quereis que os diga. A mi aquello me enterneció. Cómo me queria, habia salido pitando del curro por amor a su perro... aunque me tuviese a "pan y agua" en el tema de las novias.
 Ella trabajaba por entonces a varios kilometros de casa, habitualmente le costaba unos 12 minutos de viaje por carretera recorrer aquella distancia, pero esta vez apenas Jordi habia colgado el auricular y puesto a hablar con Lluis sobre el tema, ya estaba ella entrando por la puerta gritando algo asi como. 
-  " La otra vez le rompisteis la pata... ¿qué le habeis roto esta vez al perro, es que le habeis pegado una patada o qué...?  porque a ver... ¿ Cómo se le puede salir un intestino a un perro asi, sin mas...?"
sus ojos iban de sus hijos a mi.... al que ya no le colgaba ningun "intestino" porque la picha se habia vuelto enana solo verla a ella entrar por la puerta en semejante estado...
Jordi se sonrojó y soltó algo parecido a:  "No se le ha salido nada... éste - y señaló al peque de dos-patas -  que es un "boberol" (gilipollas en valenciano)  y se ha asustado sin motivo... el perro ha hecho...  el amor con el cojin... y se ve que la picha se le ha estirado mas de la cuenta... Lluis se ha asustado... al verlo... la verdad es que impresionaba... le tocaba al suelo... que si, que no exagero...como tiene las patas tan cortas...

       Madre mia... que cara puso "ella", no sabia como tomarse tal explicacion. Logró sentarse en el  sofa, intentando no cabrearse, mirando el reloj y calculando cuanto tiempo se iba a tener que quedar en el curro haciendo horas extras por culpa de aquella "incidencia"... y mirando a sus hijos, sobre todo al Lluis, mientras se preguntaba en qué habia fallado como madre... madre moderna a todo esto... o eso pensaba ella ser...
La vi tragar saliva, la vi desde debajo de la mesa que es donde me suelo esconder cuando entiendo que he metido la pata en algun asunto. Luego ella cogió al enrojecido lluis y lo sentó a su lado, alli "ella" le dijo que pensaba que él ya sabia que ese "estiramiento del pene" era algo normal, que lo daba por hecho. El que él lo supiese. Pero por lo visto estaba equivocada. Estaba mas que verde en el tema. En fin... que no habia que preocuparse, que igual que "aquello" se habia estirado, ya veia, ahora se habia encogido y vuelto a su posicion normal... y que desde luego... ¡¡¡¡¡ aquel cojin iba directo a la lavadora y de ahora en adelante los cojines se ponian encima del respaldo, a distancia para no ser cogidos por el perro y bajo control...!!!!!!
"Ella" tenia prisa por volver al curro, mientras pensaba en la clase de mentira que iba a soltarle al jefe al regresar, no podia decirle aquella verdad, no podia decirsela a aquel jefe, del que se decía que era del "opos dei" porque ya tenia 4 niños en menos de 6 años de casado y muy dado a ir a misa.. (la prueba era contundente). 
Ella tenia mucha prisa y tambien infinitos remordimientos por el lluis, por dejarlo en aquella especie de shock... por eso le preguntó de nuevo haciendole alzar la vista: ¿lo entiendes Luis? ¿se te ha pasado el susto? ... cuando vuelva por la tarde lo hablamos, ¿OK? ... ella esperaba un si como respuesta, yo esperaba tambien otro si, queria perderlos a todos de vista... quedarme solo con mis pensamientos, porque  yo tambien habia escuchado aquella explicacion y por ella me estaba enterando que mi pelea con el cojin en realidad era mi primera experiencia sexual... qué verguenza, qué impresion... cuanta miseria... cuanta "hambre"...
Aquello por segundos se estaba convirtiendo en un drama... a pasos gigantes ibamos a la tragedia... hasta que la voz imberbe de Lluis soltó...
- ¿ mama, y a mi... a mi tambien se me alargara tanto... "eso" cuando haga el amor,  tanto que me colgara hasta el suelo....???
La cara de ella fué un "poema", como soleis decir los dos-patas... cerró los ojos del mareo que le dió, entre cabreo y ganas de soltar una carcajada. Le dió un beso en la frente al aterrado Lluis, para seguidamente soltarle... "No tranqui, que eso solo le ha pasado a Llamp..... a ti, a ti  "eso" se te pondra algo dura... y un poco mas larga, pero nada fuera de lo normal... tranqui, lo hablamos esta noche, te lo prometo... " - y salió disparada hacia la calle.
Por unos dias vi a Lluis caviloso, sobre todo cuando me miraba. Luego ya se le pasó. A mi tambien.
    
Ahora que lo pienso, de cierta forma creo que los dos nos "hicimos hombres" ese mismo dia.
Cada uno a su manera.

Biografia 3.- ( "mala pata")
Sucedió hace unos 10 años, cuando era joven y dar saltos como una mona era de lo más habitual.
Yo suelo pasarme el dia solo, porque esta camada de dos-patas,  "estudian o trabajan" fuera de casa.



 Son   unos  delincuentes...  llevarme  asi
en el coche ... aunque yo lo prefiero a que
 me metan dentro de la cesta !!!!
   Aquel dia, a eso de las 5 y media de la tarde llegó Lluiset, el menor de dos-patas, que por entonces solo tenia 10 años y a aquella hora llegaba del cole. Yo le esperaba con ansia porque Lluiset, a parte de tirar en un rincon de la entrada la mochila con los libros, se lanzaba de inmediato en la cocina a la busqueda del bocata que "ella" le habia dejado preparado antes de subirse a la fabrica, donde trabajaba 8 horas diarias.
Lluiset siempre se acordaba de mi dandome un trocito del bocata, aunque antes me hacia perseguirlo pa ganarme el trozo de pan con chorizo.
Pero aquel dia mis malabarismos me hicieron resbalar del sofa y caer con tan mala suerte que, sintiendo un dolor fortisimo, ví cómo mi pata derecha se doblaba como un acordeón.
Caí al suelo e intenté levantarme, pero el pinchazo que sentí me hizo desistir y olvidarme "ipso-facto" del chorizo...
Ufff, cómo empecé a quejarme. Mi mandivula tenia vida propia... De aquellos angustiosos momentos, a parte del dolor, y los ladridos, lo que más recuerdo es la cara de estupefaccion del joven dos-patas y lo blanco que se quedó en un santiamen, mirandome y sin atreverse a tocarme. Solo tuvo fuerzas para tenderse a mi lado, en el suelo, como si con ello consiguiese arreglar lo estropeado. Os podeis imaginar la estampa. Yo ladrando desesperado del dolor, y él llorando a moco tendido.... y el bocata en algun lugar olvidado del comedor... el hambre y los juegos habian desaparecido de golpe.
Por suerte llegó en aquel momento "mi dos-patas-angel protector". Ella terminaba por aquellas horas del curro... y entró en casa como un ciclón... se vé que habia subido por el ascensor nerviosa perdida porque mis ladridos se oian desde la calle. Abrió la puerta de un empujón, dejó la bolsa en el suelo y en dos pasos se plantó en medio del comedor, mirandome alarmada a mi y fulminantemente al joven dos-patas que, echado a mi lado en el suelo,  tartamudeaba, entre hipos y mocos, un...
- "Te juro que yo no le he hecho nada, se ha caido solo... me queria robar el bocata, saltaba como loco, parecia un tiburon..." - yo solo oirle decir aquello le dije: "mentiroso, traidor, yo un tiburon...",  pero solo salieron dos ladridos, mas angustiosos si cabia...
"Ella" hizo caso omiso a mis ladridos, y a sus escusas. Soltó dos juramentos como pocos le he oido soltar, y  salió dispara hacia el baño, alli recogió la toalla que utiliza en mi aseo semanal, antes de regresar se pasó por el dormitorio y recogió mi documentacion y el monedero. Me envolvió con la toalla y le ordenó al LLuis que se uniese al grupo y a la "excursion".
       Bajamos escopeatedos, en el coche me dejó en los brazos del lloron-traidor mientras ella conducia seria y apretando la boca, porque si la abria no era responsable de los tacos que pudiesen salir, solo murmuró una vez algo parecido a... "todo el dia currando en la fabrica y cuando vuelves a casa, ala, toma, dale, premio gordo..."

Estuvimos haciendo cola media hora en la clinica veterinaria, luego vino la radiografia y el yeso. Por que sí. Me habia roto la pata.... ¡ La tuve enyesada un mes... Como lo oís!.
Direis que no tiene importancia pero no es asi. Es incomodisimo subirse al sofa o caminar con una pata tiesa. ¡¡¡¡¡Y mear ni os cuento!!!!!!!!! ademas, está el tema de que a uno se le puede encangrenar... si, encangrenar, como lo leyeis, porque los chuchos no somos conscientes del daño que nos podemos auto-hacer y encima yo era cabezon. Me explico.
El primer dia estuve fatal y apenas si tenia ganas de moverme. Recuerdo que ella se pasó toda la noche en el sofá. Esa noche y algunas mas...conmigo en brazos, diciendome que tranquilo y otras cosas parecidas. Aquel primer dia, encima, ella cambió el turno del curro y asi pudo estar tambien conmigo en brazos por la mañana....  pa ver cómo yo iba reaccionando en mi nuevo estado.
Durante aquel largo mes, ella, en cuanto llegaba del curro, cogió la mania de olisquearme las vendas, porque decian que olian a "muerto" y siempre las llevaba fuera del sitio. ¿Sabeis? tenia razón. Yo no podia evitar, por mucho dolor que sintiese me mordia la venda en un intento vano de quitarmela. Lo reconozco, era joven, y tonto, y pensaba que quitandome la venda se me iria todo el daño que sentia... . "Ella" me reñia, me colocaba bien la venda y me sacaba a la calle pa que hiciese mis necesidades y de paso, no  perdiese esa buena constumbre. Era ella tambien la que tenia que pararse y dar toda la explicacion a los dos-patas  del vecindario con los que nos ibamos encontrando y que nos paraban preguntando "que me habia pasado"... porque la verdad es que debia de ser una estampa bien curiosa ver un perro andando, tipo "pirata pata de palo"  ... y tambien haciendo sus cositas con una pata escayolada...

Si... recuerdo perfectamente esos dias en que ella ejerció de enfermera particular, colocandome con resignacion las gasas y vendas limpias y al sitio, y los polvos de talco entre la pierna y el yeso, pa que, como os he dicho,  no sudase y oliese a muerto...
Esa fue mi primera experiencia hospitalaria... ahora os dejo, mas tarde os cuento algo mas alegre, algo asi como mi primera experiencia... "sexual"... que para nada es como os imaginais....  ;-)

jueves, 3 de mayo de 2012


"Tu bi o no tu bi",  como dicen por ahi...  

Biografia (2):  "Ser o no ser, esa es la cuestion"
Como os decía, poco a poco fui adaptandome a aquel cambio, qué remedio me quedaba, y sin poderlo evitar, los recuerdos de aquella primera semana de vida junto con mi original familia perruna, se fueron diluyendo como azucarillo en un vaso de agua.
 Recuerdo que "ella" (mi nueva madre) me llevó al medico, alli me revisaron, me pusieron vacunas,  un chip, me registraron y en definitiva, me legarizaron.
Fué "ella" tambien la que dejó siempre todas las puertas abiertas de casa para que yo circulase libremente, sin fronteras, sin ser recluido en el balcon, galeria o similar. Ella es la que tomó la iniciativa y sirvió de ejemplo al resto de camada humana para que yo me sintiese el dueño y señor de todos los rincones de casa, justificando aquel acto en que las mascotas son uno mas de la familia y no un mueble que se tiene arrinconado...

" Mi huella y el corazon de mi pelota de goma"
 Por todo eso le estare eternamente agradecido y tambien es la razón por la que núnca mordí una pata de silla, como mucho una zapatilla de las de ir por casa. Ah sí.... uf, las zapatillas... ahora me vienen a la memoria, como hace tanto de ello... no entiendo qué gusto me daba su aroma, esquisito para mi por aquellos dias, y cómo disfrutaba afilando mis dientes entre la goma de la suela y el paño. Ah, síiiiii, y tambien recuerdo una pelota, pequeña y moldeable, amarilla. No queria ninguna mas, únicamente aquella... de ella solo queda el corazon. Y cuando digo corazon es porque de tanto morderla solo queda como una mini bolita, tamaño garbanzo, que "ella" guarda de recuerdo y testigo de mis aficiones en años mozos, en un armario ( al lado de mi "huella" de barro : como ella es aficionada a hacer ceramica,  un dia me cogió la pata y me la puso encima de una bola de barro hasta que se quedó alli mi pata grabada, luego la coció al horno a mas de 800 grados y se ha quedado dura como una piedra) .

En fin, como os decía, ahora ya no juego con zapatillas ni pelotas, con la edad  me he vuelto de lo mas sedentario. Pero es solo aparentemente, porque en cuanto me quedo solo en casa, dejo de dormisquear en el sofá para lanzarme al dormitorio de ella (donde tiene el ordenador) y subirme a la silla, acercar mis patas al teclado y empezar a navegar por internes. Solo hasta que se acerca la hora del retorno de la camada de dos-patas, entonces me voy de nuevo a enroscarme en el sofa, disimulando, pero agotado, porque es un poco laborioso para un perro de mis dimensiones eso de darle al ratón.

¿A qué viene esta aficion mia al internes? me explico. Todo empezó cuando un dia la hija de "ella", cogiendome en brazos y mirandome inquisitivamente, le preguntó si yo sabia que era un perro o si pensaba que era un humano como ellos. Aquella simple pregunta sirvió para una buena tertulia entre todos los de "dos-patas", unos a favor de que yo era consciente de mi condicion perruna y otros en que no, que me creia ser como ellos.
A mi me hizo tambien cavilar la dichosa preguntita, porque en verdad es que yo pensaba que era uno mas de su camada. Ahora resultava que eso se cuestionaba. Y delante de mis morros, sin ninguna consideración. Uf. me quedé hecho polvo. A ver... ¿Como os quedariais vosotros de oir a tu hermana preguntar a tu madre que si "ese" sabe que es hijo tuyo o ya se ha enterao que es hijo del vecino? .

Estuve caviloso y depre durante varias horas... hasta que dí con la respuesta, que gravé a fuego dentro de mi corazon y mente: "No  era como ellos... ¡ pero era "uno de ellos!". Y por eso mismo me empezaron a entrar ganas de comportarme como ellos, como si mi subconsciente quisiera autodemostrarse que efectivamente, yo era un dos-patas aunque necesitase 4 patas pa desplazarme....
       De esta manera empecé a observarlos atentamente, fijamente, sin dejarme detalle, y luego, a solas, lo repetia una y otra vez, hasta que quedar perfecto.
De esta manera he aprendido a poner la tele y a tragarme todos los canales formativos que hay en ella, que hay un montón, (aunque ya se que los dos-patas prefieren canales de cotilleo) y cuando ésto lo tuve mas o menos dominado me lancé al ordenador....

No nací un dos-patas pero me siento como ellos...y eso no es despreciar mi condicion perruna... no, es solo que si vivo rodeado de dos-patas, es natural que quiera sentirme integrado a ese grupo, y ya sabeis lo que dice un refran humano: Alli donde fueses, haz lo que vieres.



            BUA! cómo les  voy a poner luego el coche.......         
             ¿No quieren que "menee la pata" por la campiña?   
                                     ¡ pues toma !                                          
 
    Biografia (1)    .   
Os preguntareis cómo un perro puede llegar a escribir en un blog, os doy mi palabra que el proceso no es simple, ni surge de un dia para otro... simplemente se van creando las condiciones... para que lo entendais tendreis que conocer un poco quien soy.
Nací el 26 de abril del 2000 en un pueblo cercano a Castellon, o sea, que ya estoy entrado en años y mas cerca de caducar que otra cosa...     Tal vez es esa la razón por la que me he decidido a dejar de alguna manera, mi huella perruna.
Junto a mi nacieron dos hermanos mas, a los que nunca volvi a ver pasada la primera semana de vida. Ni tampoco a mi madre. De mi padre nunca supe.
       Como sucede en nuestro mundo perruno, un humano de dos patas me secuestró a los pocos dias de nacer y se quedó tan pancho.
LLegué a mi nueva "casa" como si fuese un regalo. Yo no era muy consciente de aquel cambio, simplemente me encontraba fuera de lugar. El pelage de mis dos hermanos y las tetas calientes de mi madre fueron cambiados por una manta en el suelo y un cuenco con leche. Y manos, muchas manos que me acariaban pasandome de unas a otras, y voces extrañas, que me hablaban cariñosamente o con estridencias... y que interrumpian constantemente el mundo de mis sueños.
      Recuerdo cómo sentía correr mis tripas y no pude reprimir mi primer lloriqueo. Hasta que una de aquellas manos arrinconó el cuenco de leche, me cogió en sus brazos y acercó a mi boca una especie de teta artificial, que yo apreté entre mis labios con ansia, hambre y rabiosa añoranza.
Desde ese dia quedé eternamente agradecido y unido a aquellas dos manos que me acariciaban y me acercaban a la teta de mentira, pero que consolaba un montón. Aquellas dos manos eran las de "ella".
      Ella se ha encargo desde ese dia, de ser lo que vosotros diriais "mi angel de la guarda".
Ella me ha consolado en momentos angustiosos, me ha llevado al medico cuando andaba apurado, me ha reñido cuando me he pasado de la raya, me ha defendido cuando otros me han atacado (humanos de dos patas y xuxos como yo) y es la que recoge todas mis cacas caninas... y eso sí que es querer un montón!

miércoles, 2 de mayo de 2012



        Caminito a Torre la Sal... una zona muy tranquila y casi en estado original...     
Se llama asi porque los romanos por estas inmediaciones tenian unas salinas...    
 ¿Sabiais que buena parte de la paga a las tropas era con "sal"  y de ahi viene el   
             nombre de "salario"???? eso tambien lo he aprendido por la internessss. 
 






Aqui me lavo las patas y lo que no son las patas....
 


    Torre de la Sal,  original, tiene mas de 600 años de antiguedad...     
a la sombra de los arboles se esta "de categoria"...
 

Esto es lo que conocemos por "El Trenc". En Torrenostra, es una poblacion
que pertenece al pueblo de Torreblanca. Si buscais tranquilidad y naturaleza...
ya sabeis donde encontrarla.  


"La Via Verde" en  Benicàssim.
Ruta para practicar  ciclismo y  senderismo aprovechando la antigua via de tren.
Ahi estoy yo dandole a la pata, "xino-xano",  como dicen los valencianos, que
quiere decir mas o menos: "no pares, sigue sigue" .



"El parque Ribalta", Castellón.
         Uno de los parques mas bonitos de la zona.          
Por aqui suelo pasear entre semana,  
a la espera de los "finde" camperos. 
 


"El Ribalta" un dia de niebla.
 


" Por el Paraje natural Cabanes-Torreblanca... ¿Donde esta mi sofaaaaa?????
 
Pues si, como os iba diciendo, soy un perro domestico de "capital",  pero los fines de semana disfruto del campo cerca del mar mediterraneo...
He de confesar que soy un poco vago, y enseguida empiezo a poner cara de agotado e incluso a gemir con tono lastimero, todo con tal de que los dos-patas se compadezcan de mi y den por terminado el paseo o lo que és mejor, me cojan en brazos.
Pero ellos suelen resistirse, incluso dicen que es bueno  "menear la pata", pa  contrarestar el resto de semana dandole al sofa... seguro que tienen razon, y la verdad es que termino disfrutando mojandome las patas por los charcos, olisqueando y meando por todos los rincones....

" En uno de mis paseos camperos en "finde"... ¿A donde quieren estos que subamos?????