lunes, 7 de mayo de 2012





 Biografia - 4 (hablando de sexo)



"  LLuis, yo, y el sofá con sus cojines!!!  "
  
A ver, primero que todo confesar que esto es muy embarazoso, aunque sea un perro el que "se confiese"... Aceptemoslo, a nadie le gusta hablar publicamente de estas cosas, a no ser que se trate de uno de esos pretenciosos que alardean de lo que no tienen. O se trate de un programa televisivo en el que se hable de temas...  digamos... medicos.
Y esta presente confesion no entra en ninguna de esas dos categorias. En fin, sea como sea, allá va...
Mis dueños núnca se cuestionaron la posibilidad de que yo tuviese descendencia, y por lo tanto novia.
 Esta decision tengo que reconocer que me decepcionó, el que no se tuviese en cuenta mi opinión, y necesidades, porque nunca, nunca, ni con escusa de procreacion o sin ella,  me han buscado novia pa desfogarme, y encima, cuando yo me he lanzado encima de alguna perrita en uno de nuestros paseos, "ella" ha tirado de la cadena y ha pedido disculpas al dueñ@ de la "susodicha"... como si yo estuviese haciendo algo malo.
- Asi que, en definitiva, pa resumir, con verguenza e indignacion, he de reconocer que a estas alturas de mi vida, ya casi caduca, nunca he tenido un encuentro sexual con un "ser viviente", tanto de dos, tres, cuatro, cinco... patas... lo cual no quiere decir que no haya podido desfogarme. Si, lo sé, que vaya al grano, que estoy dandole muchas vueltas, es que me da corte... confesar lo que sigue... Bien, veamos, todo empezó una mañana de hara unos 9 años.
Yo me encontraba en casa, junto con Lluis y Jordi, los dos-patas menores, que todavia seguian durmiendo.  Hacia tiempo que me encontraba como raro, o sea, que de pronto empezaba a picarme todo, me ponia nervioso y excitado... y solo lograba calmarme lamiendome por todo el cuerpo... Aquella mañana utilicé el mismo metodo, pero sin resultados. Asi que pensé que pegar un buen trago de agua aliviaria el quemazon que sentía por dentro. Salté del sofá y me fui a la cocina, alli tenia mi bebedero, en dos tragos lo dejé "seco", volvi al comedor en busca del sofa, cuando de pronto vi aquello tirado en el suelo... "aquello" era un simple cojin que formaba parte del sillon... Ay!... no sé qué arrebato me entró. Porque sin ser consciente de mis movimientos me lancé sobre el cojin y empecé a descargar sobre él toda aquella rabia contenida... de la rabia y la mala leche se pasó a una sensacion un tanto placentera... asi que aún le di con mas brio al maldito cojin... asi, con fuerza, dale, ahora por aqui, ahora por alla, maldito, maldito, hummmm , malditoooooooo....
Un grito a mis espaldas me hizo parar en seco. Lluiset estaba parado en medio del comedor, mirandome con ojos desorvitados. Me recordó la misma cara que puso cuando a mi se me rompió la pata al saltar para robarle el bocadillo de chorizo.
Yo no entendia su expresion de puro panico... quiso acercarseme, pero algo le repelia, desde la distancia me dijo:
 - Llamp... llamp ¿qué te pasa? llamp... ¿te has hecho daño? - yo no entendia nada. ¿De qué daño hablaba el jodido niño? de daño nada, al contrario, hacia tiempo que no me encontraba tan relajado despues de la paliza que me habia pegado con el cojin del suelo...
Pero LLuis insistia, blanco, verde, de todos los colores y los ojos de lo mas desencajados... tan histerico se puso que se fué corriendo al telefono... Atónito y paralizado, vi y escuché, cómo marcaba el numero de la fabrica donde "ella" , la dos-patas femenina, trabajaba. Si, marcó el numero escrito en rotulador rojo en la primera hoja de la agenda de direcciones, el numero al que "ella" les decia a sus cahorros de dos-patas que llamasen sin dudar en caso de urgencia (recordemos que de esto hace unos 9 años y entonces todavia la gente no abusaba del movil y en concreto, ella todavia no se lo habia comprado, lo hizo 5 años despues, y porque se fué sola con el Lluis a hacer el camino de Santiago y pensaba que era bueno tener un telf en mano, por si se caian por un barranco...)... si, lo sé, que me desvio del tema. Prosigo. Veamos... ah, si...
Lluis consiguió hablar con alguien, una telefonista, y soltarle algo como que le dijese a su madre que fuese a casa enseguida, que su perro se habia hecho daño, que le "colgaba un intestino" y que iba a morirse, de seguro, de la verdad de la buena... lo decia aquel Luis de apenas 10 años, con ojos como platos y lagrimas como puños....Yo le escuchaba atonito y incredulo. ¿¿¿Pero qué decia aquel capullo??? . ¿Que me iba a morir? ¿Que me colgaba un trozo de intestino? ... pero ¿qué...?...  me mire entre las patas.... coño, era verdad... claro que me colgaba algo, algo que llegaba incluso al suelo.... ¡la hostia!... pero no era un intestino, ¡¡¡¡¡sino mi pene!!!!!!! madre mia, núnca lo habia visto asi... ¿Qué habia ocurrido mientras me pegaba con el cojin?
En medio de aquel desbarajuste entró en escena Jordi, el hijo mayor de dos-patas, que un tanto soñoliento preguntó algo asi como qué carajo estaba pasando con tanto escandalo. Entre balbuceos el lluis se lo explicó. El Jordi se despejó de golpe. y le gritó que porqué habia llamado a su madre a la fabrica. Se lanzó al telefono y marcó. La telefonista le dijo que ya era demasiado tarde, porque ella ya le habia dado el recado a su madre, la cual habia salido pitando con el coche solo escuchar "que su perro estaba con riesgo de muerte". Una pena - añadió aquella voz al otro lado de la linea - que hubiese optado por salir pitando del curro, porque aquella decision tomada con el corazon y no con el celebro, como hacen las personas normales, le iba a costar quedarse por la tarde y recuperar el tiempo "perdido" con aquella salida, por un simple chucho.
Que quereis que os diga. A mi aquello me enterneció. Cómo me queria, habia salido pitando del curro por amor a su perro... aunque me tuviese a "pan y agua" en el tema de las novias.
 Ella trabajaba por entonces a varios kilometros de casa, habitualmente le costaba unos 12 minutos de viaje por carretera recorrer aquella distancia, pero esta vez apenas Jordi habia colgado el auricular y puesto a hablar con Lluis sobre el tema, ya estaba ella entrando por la puerta gritando algo asi como. 
-  " La otra vez le rompisteis la pata... ¿qué le habeis roto esta vez al perro, es que le habeis pegado una patada o qué...?  porque a ver... ¿ Cómo se le puede salir un intestino a un perro asi, sin mas...?"
sus ojos iban de sus hijos a mi.... al que ya no le colgaba ningun "intestino" porque la picha se habia vuelto enana solo verla a ella entrar por la puerta en semejante estado...
Jordi se sonrojó y soltó algo parecido a:  "No se le ha salido nada... éste - y señaló al peque de dos-patas -  que es un "boberol" (gilipollas en valenciano)  y se ha asustado sin motivo... el perro ha hecho...  el amor con el cojin... y se ve que la picha se le ha estirado mas de la cuenta... Lluis se ha asustado... al verlo... la verdad es que impresionaba... le tocaba al suelo... que si, que no exagero...como tiene las patas tan cortas...

       Madre mia... que cara puso "ella", no sabia como tomarse tal explicacion. Logró sentarse en el  sofa, intentando no cabrearse, mirando el reloj y calculando cuanto tiempo se iba a tener que quedar en el curro haciendo horas extras por culpa de aquella "incidencia"... y mirando a sus hijos, sobre todo al Lluis, mientras se preguntaba en qué habia fallado como madre... madre moderna a todo esto... o eso pensaba ella ser...
La vi tragar saliva, la vi desde debajo de la mesa que es donde me suelo esconder cuando entiendo que he metido la pata en algun asunto. Luego ella cogió al enrojecido lluis y lo sentó a su lado, alli "ella" le dijo que pensaba que él ya sabia que ese "estiramiento del pene" era algo normal, que lo daba por hecho. El que él lo supiese. Pero por lo visto estaba equivocada. Estaba mas que verde en el tema. En fin... que no habia que preocuparse, que igual que "aquello" se habia estirado, ya veia, ahora se habia encogido y vuelto a su posicion normal... y que desde luego... ¡¡¡¡¡ aquel cojin iba directo a la lavadora y de ahora en adelante los cojines se ponian encima del respaldo, a distancia para no ser cogidos por el perro y bajo control...!!!!!!
"Ella" tenia prisa por volver al curro, mientras pensaba en la clase de mentira que iba a soltarle al jefe al regresar, no podia decirle aquella verdad, no podia decirsela a aquel jefe, del que se decía que era del "opos dei" porque ya tenia 4 niños en menos de 6 años de casado y muy dado a ir a misa.. (la prueba era contundente). 
Ella tenia mucha prisa y tambien infinitos remordimientos por el lluis, por dejarlo en aquella especie de shock... por eso le preguntó de nuevo haciendole alzar la vista: ¿lo entiendes Luis? ¿se te ha pasado el susto? ... cuando vuelva por la tarde lo hablamos, ¿OK? ... ella esperaba un si como respuesta, yo esperaba tambien otro si, queria perderlos a todos de vista... quedarme solo con mis pensamientos, porque  yo tambien habia escuchado aquella explicacion y por ella me estaba enterando que mi pelea con el cojin en realidad era mi primera experiencia sexual... qué verguenza, qué impresion... cuanta miseria... cuanta "hambre"...
Aquello por segundos se estaba convirtiendo en un drama... a pasos gigantes ibamos a la tragedia... hasta que la voz imberbe de Lluis soltó...
- ¿ mama, y a mi... a mi tambien se me alargara tanto... "eso" cuando haga el amor,  tanto que me colgara hasta el suelo....???
La cara de ella fué un "poema", como soleis decir los dos-patas... cerró los ojos del mareo que le dió, entre cabreo y ganas de soltar una carcajada. Le dió un beso en la frente al aterrado Lluis, para seguidamente soltarle... "No tranqui, que eso solo le ha pasado a Llamp..... a ti, a ti  "eso" se te pondra algo dura... y un poco mas larga, pero nada fuera de lo normal... tranqui, lo hablamos esta noche, te lo prometo... " - y salió disparada hacia la calle.
Por unos dias vi a Lluis caviloso, sobre todo cuando me miraba. Luego ya se le pasó. A mi tambien.
    
Ahora que lo pienso, de cierta forma creo que los dos nos "hicimos hombres" ese mismo dia.
Cada uno a su manera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario