jueves, 17 de mayo de 2012

BIOGRAFIA 5 .-




"Mi retrato.... visto a traves de los ojos de LLuis"

 Como os iba diciendo en mis anteriores biografias, llegué a esa familia de dos-patas como un regalo. Ignoro cómo hubiese sido mi vida en otra familia, de ciudad, de pueblo, del tercer mundo, o simplemente, sin familia... solo sé que he vivido a cuerpo de rey y que me han querido mucho. Y consentido aún mas...
Soy un perro de ciudad, que ama irse los fines de semana al campo, pero en cuanto esta "meneando la pata mas de la cuenta", enseguida le entra la morriña de su sofá.

Por eso mismo mi vida no ha sido muy aventurera y me la he pasado casi toda, observando a mis compañeros de piso y dando tranquilos paseos por los parques cercanos a mi casa o en el campo. De tanto observar a los dos-patas y por querer demostrarme que yo era uno mas de aquella manada,(como os he contado en el apartado de + abajo " ser o no ser..." )  un dia me decidi a imitarlos.
Fué casi de casualidad, al apoyar una de mis patas encima del mando de la tele que habian dejado en el sofá y ver que aquel aparato cobraba vida. Asi que empecé a experimentar, apretando un boton o varios a la vez. Tanto "experimentar" conlleva hacer de vez en cuando alguna " maleza", pero yo tranqui, porque nadie sospechaba que el culpable fuese el perro. Era gracioso ver a los dos-patas discutir entre ellos a ver quien habia hecho "aquello" a la tele y ahora disimulaba.
        Yo andaba asombrado, porque manjear aquella tecnologia era más fácil de lo que habia imaginado, y encima... ¡ entendia todo lo que decia la tele...! uf, me hice adicto a la segunda cadena (pa que veais lo intelectual que soy) y con el tiempo aprendí un montón de informacion a través de aquella especie de ventana magica...

"Posando para salir .....   chachi  "

Una vez controlada la tele, me lancé al ordenador. No fue facil y el seguimiento duró varios años: en cuanto un dos-patas se metia en el dormitorio donde esta ubicado el aparatejo, yo me echaba sobre la cama, como si dormitara, pero iba registrando en mi memoria todos sus movientos, para copiarlos solo quedarme solo. Una vez mas la culpa de mis destrozos las pagó el LLuiset, el menor de dos-patas, yo lo sentia por él, porque justamente con él era con el que mas tiempo jugaba, pero qué quereis que os diga... asi es la vida de cruel en ocasiones.Afortunadamente he ido controlando el tema del ordenador, hasta poder hacer este blog. Y dejar de reñir al pobre Lluis.

¿Sabeis? la vida a veces nos da algo malo que el destino se encarga de, con el tiempo y positivismo, convertirlo en algo bueno. Me explico. Como os conté en el capitulo de "Mala pata" , en su dia me rompi la pata derecha delantera. Aunque se curó nunca quedó recta del todo. Pues bien, ese detalle, el de la curvatura del hueso, me ha dado la suficiente flexibilidad como para poder teclear encima del teclado sin muchas dificultades. Lo cierto es que tanto darle a la tecla - y al ratón - ha hecho que esta curvatura, con el tiempo, se haya acentuado. Los dos-patas se empezaron a preocupar, (será que se hace viejo, decian) e incluso, no hace mucho, me llevaron al veterinario; éste sentenció que para enderezarla habia que operarla, serrar el hueso en forma de cuña, atornillarlo.... y yo que sé qué mas cosas le oí decir al tio de la bata blanca.. ¡¡¡menuda canguela me entró...!!!  ¿por la operacion?, que vá... por que aquello representaba dejar de poder teclear por un tiempo, y quizas el resto de mi vida. Por suerte, los dos-patas decidieron no hacerme pasar por aquel mal trago.... total,  por un problema estetico, porque yo subia y bajaba del sofa como si tuviese 2 años... y de esa manera me libré de la operacion...
        En la foto de arriba vereis la pata ligeramente curvada, pero tened en cuenta que es una foto que tendra unos 4 años. Ahora, lo reconozco, está mas deformada, el hueso tiene forma casi de un angulo de 40 grados... pero a mi me da igual... porque por ello, mis dos-patas me quieren, si te descuidas aún mas.
Por ello y por mis ataques epilepticos... si, no os lo habia contado todavia, soy epilectico y una vez al mes, mas o menos, estoy un par de dias que sufro de esos ataques, me quedo tieso, me caigo babelando, me meo... y ellos tienen la santa paciencia de ponerme encima de una toalla y hablarme para que me tranquilice...y luego limpiarlo todo... es que no me puedo quejar... otros dos-patas me hubiesen echado a la calle... conforme esta el patio.
Cuando empecé a sufrir epilepsia hara unos 8 años, me llevaron al veterinario y me dieron un medicamento... pero como continuaba con los ataques empezaron a llevar una estadistica para ver el nº de achuchones que me daban medicandome  y cuantos sin medicarme, como eran casi los mismos decidieron dejar de medicarme, porque aquello, con el tiempo, me hubiese tocado el higado... y solo faltaba eso... ya que de epilepsia uno no se muere, pero del higado si....


"     Lluis y yo en los buenos tiempos... hum... qué olorcita mas buena"   


 jajajaja ahora que me acuerdo... cuando  sufrí el primer ataque tambien pagó las culpas (en un primer momento) mi querido LLuiset.
Resulta que estaban los dos-patas comiendo y yo haciendo el pesado alrededor de la mesa como es habitual, en eso que el Lluis me alarga un esparrago, de esos largos y verdes... y yo me lo trago de golpe,  al mismo tiempo que me dió el primer ataque de mi vida epileptica. Os podeis imaginar la que alli se armó en un par de segundos. Todos riñendo al lluiset por darle comida alperro, y más algo tan largo que habia atragantado y casi ahogado al perro... Imaginaos la escena: yo por el suelo haciendo "de to", el Lluiset llorando a moco tendido, el resto tratando de sacarme el esparrago que se creia me estaba ahogando... Resumiendo: que ese dia ya nadie volvió a sentarse a comer del disgusto.... por la noche me dió el segundo ataque, en esa ocasión estaba en mi rincon del sofa, enroscado al lado del culo de uno de los dos-patas... y claro, aquello confirmó que a mi me pasaba algo raro... y que no era un problema de esparragos... para alivio del Lluis que dejó de sentirse culpable de aquel supuesto intento de asesinato a su propio perro.
De mis ataques solo puedo deciros que me duran unos dos minutos a los sumo, y que luego voy un par mas mareado, buscando el bebedero. después de un buen trago de agua se me pasa el susto...








¡¡¡¡ LLuiset... que yo tambien quiero!!!!!! 

 Bueno, por hoy os dejo.... hasta la proxima!!!!
;-P

(mas historias en los anteriores escritos de mas abajo.... ) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario